↑ Volver a Nuestro Colegio

Imprimir esta Página

Hermanas de la Caridad Cristiana

MPLas distintas familias religiosas nacieron por un impulso del Espíritu Santo para manifestar el amor de Dios por su pueblo y mostrar una faceta especial de la riqueza del Evangelio, válida para todos los tiempos. Urgida por la caridad de Cristo, Paulina von Mallinckrodt fundó en el año 1849 el Instituto de las Hermanas de la Caridad Cristiana, Hijas de la Bienaventurada Virgen María de la Inmaculada Concepción, para la educación cristiana de la juventud y cualquier obra de caridad que diga bien con su Instituto.

“La educación y enseñanza de la juventud es el principal campo de su actividad; a esta tarea importantísima se aplicará con la mayor diligencia, pues de la educación cuidadosa de los jóvenes en la piedad redunda el bienestar temporal y eterno de cada uno en particular y de todos en general” (Const. 1932, 1).

La obra que la Madre Paulina comenzó en Alemania, se extendió posteriormente a Estados Unidos, Italia, Chile, Uruguay, Argentina, Filipinas y Bolivia, para iluminar con la luz del amor de Dios las oscuridades y sombras del hombre de hoy, del mismo modo que la Madre Paulina lo hizo con los ciegos al comienzo de la fundación.

La Congregación llega a Uruguay proveniente de Chile en el año 1884, fundando una casa con escuela para niñas en Melo. En el año 1885 se funda nuestro Colegio, Inmaculada Concepción, en Montevideo. Posteriormente en 1889 se funda el Colegio Inmaculada Concepción en la ciudad de Salto y en 1890 se funda el Colegio Inmaculada Concepción en la ciudad de Santa Lucía. En 1905 las Hermanas de la Caridad Cristiana se extienden a Argentina, dedicándose allí a la misión educativa en los Colegios Mallinckrodt de la ciudad de Buenos Aires y de Martínez. En la ciudad de Montevideo se funda también La Escuela Madre Paulina, conmemorando a la fundadora de la Congregación, en el año 1952.

El Colegio Inmaculada Concepción ofrece una formación integral de la persona humana, inspirada en los valores del Evangelio. La misma se concreta progresivamente a través de los niveles educativos inicial, primario, secundario y bachillerato.

Nuestro Colegio es católico y para nosotros es fundamental una adhesión cordial e incondicional a la Iglesia. El espíritu de amor, alegría y sencillez que nos anima lo hemos recibido como valioso legado de la Beata Madre Paulina von Mallinckrodt, nuestra fundadora. En el mensaje que Ella nos ha dejado encontramos una respuesta válida al hombre de hoy en su búsqueda del bien y de la verdad.

Rasgos espirituales

Paulina von Mallinckrodt había soñado con dar una respuesta al amor de Dios que tuviera repercusión universal. Por eso fundó una Congregación a la que llamó explícitamente de la “Caridad Cristiana”: el amor es la ley fundamental de la Congregación, su alma y su vida. Los ciegos, los pobres, los mas desposeídos fueron sus hijos predilectos pero no los exclusivos, pues mantuvo su corazón siempre abierto y vigilante para recibir a todos, sirviéndolos siempre con amor. Amar fue el móvil de su actuar y su exclusiva ocupación.

La caridad de Paulina se alimentó de Aquel que es Amor y que en su Sacramento Eucarístico dejó una fuente de vida nueva. Su obra en la iglesia, la Congregación por ella fundada, lleva el sello de su espiritualidad:

  • El amor a Jesús en la Eucaristía
  • La adhesión cordial e incondicional a la Iglesia Madre y Maestra
  • La devoción a María Inmaculada

La Madre Paulina trasmitió este espíritu a cada una de sus Religiosas, que en distintas partes del mundo lo hacen presente, imitando el espíritu del amor, humildad, alegría y sencillez que caracterizó a la Madre Paulina.

Beatificación

El 14 de abril de 1985 Su Santidad Juan Pablo II beatificó a la Madre Paulina reconociendo en su vida un modelo y mensaje válido para el hombre de hoy.

Enlace permanente a este artículo: http://www.inmaculadaconcepcion.edu.uy/colegio/?page_id=12